Un curso residencial de idiomas en inmersión total no estaría completo sin buenas comidas y bebidas.

La gastronomía ofrecida en cada residencia refleja a la región en donde se ubica, y se disfruta junto con los instructores y los demás huéspedes. Este es el momento perfecto para hablar en el idioma de aprendizaje e intercambiar informalmente experiencias.

Frutas, verduras, pollo, carne, pescado (infórmenos si es vegetariano/a).... Trataremos de asegurarnos de que su dieta sea de lo más completa posible. El café y los refrescos están disponibles sin costo las 24 horas al día.

"Gracias por su tiempo y paciencia. Les deseo lo mejor y que continúen ayudando a sus alumnos a lograr sus objetivos. Gina y Peter, gracias por su hospitalidad."

María (México) - AXA